FANDOM


Con este título, que de primeras suena a algo incompatible, venimos a hablar de algo que ocurre entre muchas personas trans de géneros no binarios, que es el introducir el discurso dualista para explicar las vivencias no binarias de nuestra sociedad.

En nuestra sociedad, al nacer, se impone uno de los dos géneros binarios en base a los genitales que se tengan. Esta asignación no dice nada de las personas, sino de la sociedad en la que vivimos.

Ser AHAN o ser AMAN. Se dice mucho lo de “eres AMAN” o “soy AHAN”, pero si en vez de usar las siglas usamos las palabras completas, no tiene mucho sentido: “soy asignade hombre al nacer” (¿soy asignade? ¿no se dice “fui asignade”, ya que eso fue algo puntual?). Yo (PVincent) fui asignade hombre al nacer, sí; pero solo lo fui, valga la redundancia, al nacer. Desde entonces (ya han pasado 20 años en mi caso) ya no me han vuelto a asignar género; ya estaba asignado. Dicho de otra forma: el género asignado no es una característica de las personas, sino una imposición única puntual.

Muchas personas, sin embargo, mantienen el uso de la etiqueta del género asignado. No hay ningún problema en mantenerla para une misme si es que considera que es algo propio (no vamos a impedir a nadie definirse como quiera, por supuesto). El problema viene cuando se le impone a les demás y se usa para explicar vivencias que no son la propia. Explicar que una persona sin género (por ejemplo) fue AMAN o AHAN y que eso repercute de alguna manera en su ausencia de género (al decir, por ejemplo, que el género asignado es su “punto de partida”) y que tiene privilegios (si fue AMAN) o sufre opresión (si fue AHAN), es como decir que su género asignado dice algo de elle, y eso es transfobia: como persona no binaria y sin ninguna relación con el dualismo de género, que tomen como punto de partida el género que te asignaron solo refuerza ese dualismo del que nunca se ha formado parte. Además, una persona que está fuera del dualismo no tiene privilegios por ello. Explicándolo de otra manera, el género asignado son exclusivamente los genitales que se tengan (porque ese es el criterio para asignar el género), por lo que no es un aspecto válido para explicar posibles privilegios que se puedan tener.

A parte de la asignación de género, otro aspecto utilizado como explicación de las realidades no binarias son los conceptos de transmasculinidad y transfeminidad. Es muy importante tener clara la definición de masculinidad y feminidad: lo que se espera socialmente de un hombre o de una mujer. Por tanto, si se le impone al nacer el género femenino, de esa persona se esperará la feminidad, pero no quiere decir que se le haya asignado la feminidad a esa persona. Por lo tanto, decir que una persona que fue asignada mujer al nacer fue asignade femenine al nacer es incorrecto. Usando otras palabra, el género asignado es algo que se recibe, y la masculinidad/feminidad algo que se manifiesta (une recién nacide no puede ser masculine ni femenine, pero sí puede haber recibido un género al igual que recibe un nombre).

Según ciertas teorías (teorías tránsfobas, porque excluyen e invalidan realidades no binarias) usadas por propias personas de géneros no binarios, si te asignaron el género mujer al nacer y eres trans, eres transmasculine obligatoriamente (aunque seas transneutre o cualquier otra opción que se salga de lo dual), ya que no te puedes “mover” hacia la feminidad (porque, según dicen estas teorías, ya estás ahí), por lo que la única opción es que te “muevas” hacia el otro extremo del dual. Decir que se tiene una masculinidad o feminidad “innata” genera que se impongan a las personas una masculinidad o una feminidad que nunca han tenido, y que la única posibilidad para les trans es que partan de ahí y se muevan, en mayor o menor grado, hacia el otro polo del dual, exclusivamente en una teórica línea recta. Llevándolo a otro nivel, este argumento dualizante se podría decir que es el mismo argumento que usan les TERF (TW transmisoginia) de que las mujeres trans fueron “socializades hombres”.

Dicho esto, una persona de género maverique, que no es, por definición, ni masculine, femenine o neutre, se encuentra fuera del supuesto continuo masculinidad-feminidad, ya que la “maveriquidad” es algo totalmente apartado de ello. Lo mismo ocurre con las personas agénero. Somos no binaries, no transitamos desde un punto binario en dirección a otro punto binario; nunca hemos sido binaries, no es posible para nosotres. ¿Y qué pasa cuando se tiene más de un género? ¿o cuando se fluye entre varios géneros? Nuestras realidades rompen esas teorías de las que hablábamos, porque no hay lugar para nosotres en ellas. No se tiene en cuenta nuestra realidad y se nos intenta hacer encajar en ellas a la fuerza, lo que es, por supuesto, violencia. Además, si se parte desde un punto de vista social (como hacen esas teorías), lo único que se pude decir de les no binaries es que no existimos. Para la sociedad no existimos, es por ello que no se puede hablar de nosotres desde lo social, porque lo único que habrá es invalidación.

Pero por supuesto, al igual que con la etiqueta de género asignado, no hay ningún problema en usar transmasculine o transfemenine para describirse a une misme. Es útil en muchos casos, por ejemplo para hacer referencia explícitamente a que se es trans y para explicar ciertas dinámicas de opresión (como la transmisoginia, la ganancia o pérdida de beneficios sociales en un plano dentro del dualismo...). Pero, al igual que lo dicho anteriormente, imponer estas etiquetas a personas que siempre han estado fuera del dualismo es fuente de exclusión, transfobia e invisibilización.

Otra cosa distinta, que nada tiene que ver con lo anterior, es la expresión de género. Transitar desde una expresión masculina a una femenina no tiene nada que ver con ser transfemenine. Se puede ser de género neutro, tener expresión masculina y ser transfemine, por poner un ejemplo.

Con este texto no solo queremos señalar formas tránsfobas de ver los géneros no binarios. Queremos que todes escuchéis lo que las personas que nos salimos del dualismo de género y del género en sí tenemos que decir. Cada persona es distinta, y vive el género o la ausencia de este de diferente forma, por lo que no se puede usar un único modelo de discurso. Con el fin de ser totalmente inclusives, es imprescindible escuchar lo que tenemos que decir, ya que la realidad no son teorías llevadas a la práctica, sino vivencias propias individuales.

Elaborado por Crys (@Glitch_Caley) y Pablo (@PVincent95; página de usuarie en Wikia GSRDI).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar